28/05/1973 Pensamientos iniciales

Dos rasgos archicaracterísticos del pensador NGD ya se van perfilando a medida que lentamente progreso en la lectura: la universalidad de su horizonte y el más estupendo olfato para “el detalle en que habita el buen Dios”. Pero en medio de tanta plenitud avanzo a pies de plomo, y a veces hasta doy vuelta atrás. Al volver a hojear páginas que ya leí, topo a cada rato con una preciosidad que se me había escapado, por el estilo de la siguiente: “El relato inteligente de la derrota es la sutil victoria del vencido” (pag. 7). ¿En quién habrá pensado NGD al escribir esas líneas (que dicho sea de paso, serían un excelente lema para “Agosto 1914” de Solzhenitsyn)? ¿En Tucídides?